Pokémon: ¿Era mejor antes?

*Una buena amiga mía ha escrito este artículo acerca de la saga Pokémon en todasgamers.com y he querido compartirlo por aquí para el que le interese ;)*

 

El factor nostalgia nos afecta mucho, y tendemos a pensar en la mayoría de los casos que una saga de videojuegos en sus inicios era mejor.

Origen: Pokémon: ¿Era mejor antes?

Ghostbusters 2016

Recientemente fui al cine, con la mejor de las compañías, a ver el “reboot” de Cazafantasmas. No soy un gran fan de la franquicia pero sí que disfruté de las primeras y me hacía algo de ilusión que esta marca resurgiera de sus cenizas.

¿Quién iba a decirme a mí que en pleno 2016 vería las Tortugas Ninja y Cazafantasmas en el cine?

Desde que esta película se anunció, Internet sirvió (como viene a ser costumbre) de caldo de cultivo para haters y derivados de cuyas mentes salieron y salieron miles de comentarios en contra de ésta. Tristemente, estamos acostumbrados a esto. Pero el problema a destacar en esta cuestión es el hecho de que la gran mayoría de esos comentarios surgieron por el simple hecho de que ya no serían cuatro hombres, sino cuatro mujeres, los protagonistas. No os voy a mentir, soy el primero que se sorprendió por la decisión y dudó de si iba a funcionar o si era una buena idea. Pero todas esas dudas se disiparon a los pocos minutos de empezar la película.

No os engañéis, la película funciona así. Y muy bien. El universo de los Cazafantasmas es recreado con mimo y cariño en toda la película, llena de guiños y situaciones que recuerdan al espíritu de la original. (Por cierto, quedaos hasta después de los créditos. De nada). Sus protagonistas son sencillamente geniales. No voy a entrar en detalles porque me gustaría que fueseis al cine a verla y disfrutaseis de ellas por vosotros mismos.

ghostbusters-full-new-img.jpg

No es la película del siglo, pero sí te hará salir del cine con una sonrisa y con ganas de ver más de este nuevo universo y sus protagonistas. Lástima que, al parecer, tanto hater haya derivado en la cancelación de sus secuelas… 😦

Hemos crecido rodeados de películas y series protagonizadas por hombres y grupos de hombres y es triste que ver un grupo de mujeres protagonistas en este tipo de película, sin ningún hombre, nos chirríe; cuando lo contrario no nos supone ningún problema. Puede llegarse a entender, pues es lo que hemos visto siempre. Afortunadamente, la tendencia está cambiando y, poco a poco, vemos grandes protagonistas mujeres; ya sea en esta película o, por ejemplo, en las más recientes entregas de “Star Wars” (Rey es una de las mejores cosas que ha salido de esa saga…). Pero todo esto se verá truncado si la industria del cine hace caso de tanto comentario odioso y se decanta por seguir a las masas (al fin y al cabo, son empresas y quieren dinero) Crucemos los dedos para que no ocurra. No solo los niños tienen derecho a fliparse y creerse héroes… las niñas también pueden ser heroínas.

Si puede echársele en cara algo a esta entrega es el cliché de la “afroamericana de barrio” (la única de las cuatro sin estudios superiores…), pero creo que incluso gran parte de la población afroamericana habrá disfrutado de este personaje (otros no), y no tiene por qué ser algo malo (Un personaje así no tiene por qué hacerte generalizar… existen mujeres negras de barrio que trabajan en el metro, ¿no?. No te están diciendo que todos sean así). Al igual que yo, como hombre, no me siento ofendido al ver al “tontisecretario” Kevin. Pero bueno, son cosas distintas… Y de todos modos no quiero extenderme mucho en esto, sólo quería comentarlo.

En definitiva, me declaro fan de LAS CAZAFANTASMAS.

jillian2

P.D. Id al cine a verla

 

Cosas de la residencia

No sabía muy bien cómo empezar a escribir en este blog. Entonces recordé que mi neurona de la medicina pega a menudo chispazos con la del frikismo…

Os dejo con algunas cosas de la residencia 🙂

Cuando llevas 2 horas esperando que validen una bioquímica.

bioquimica.gif

Cuando la Urgencia está saturada y la gente empieza a impacientarse.

saturacion.gif

Cuando los celadores cambian de plano astral y dejan de ser visibles en la Urgencia.

celadores.gif

Cuando pides un Dímero D en Urgencias y sale elevado.

Dimero D.gif

Cuando ves un dolor abdominal en una chica joven a las 3 de la mañana

Doyou bleed.gif

Cuando de R1 cobras por ser la mayor parte del tiempo un geranio.

geranio.gif

Las siglas

vhs2

Entras en Medicina y no sólo tu letra se deformará para entrar en los clichés que establece tu profesión, sino que tu cabeza deberá almacenar también diferentes siglas: EAP, IC, IRA, CORP, EAS, LES, AD, AR, EA, ACV, EM, ELA… Sé que en muchos casos nos ahorra tiempo pero, personalmente, nunca he sido amigo de las siglas.

En mi caso, algunas supondrán batallas internas… el VHS nunca volverá a ser el mismo. (Y como aficionado a los videojuegos, no puedo evitar leer “Super Street Fighter” en lugar de suero salino fisiológico al leer SSF)

Medicina sin vocación

raevocacion

Comienzo esta entrada con un “corta-pega” directo de la web de la RAE. Una vez sabemos qué se entiende por vocación me pregunto: ¿es posible estudiar Medicina sin vocación?

Debo aclararos que toda esta entrada surge a raíz de haber leído recientemente un tweet del Dr. Pacheco Guevara (@RPachecoGuevara “Médico legista y bioeticista. Internista. Docente y articulista. Hospital Reina Sofía Murcia.” tal y como dice su perfil en twitter) que dictaba lo siguiente:

“La Medicina es complicada, arriesgada, ingrata, penosa, desalentadora, esforzada, dura y de una gran responsabilidad. ¡Nunca sin vocación!”

Creo que a muchos médicos les encanta hablar de vocación cuando realmente estudian más por su afán de conocimiento que por los pacientes en sí,  les encanta enaltecer su figura, su papel en la sociedad, cuando tienen la suerte de estudiar algo que aman  y que, por suerte, en la sociedad se valora y se paga. (Ojo, no estoy diciendo que la intención del Dr. Pacheco fuese esa en absoluto.)

Estoy de acuerdo, la Medicina es una de las carreras más sacrificadas que existen. Convertirte en médico supone convertirte en alguien al servicio de la sociedad, alguien que tiene en sus manos la salud de mucha gente, alguien en quien el paciente deposita su confianza con la ilusión de encontrar solución a sus problemas… Algo de lo que muchos no somos conscientes, al menos de forma real, al elegir este camino cuando salimos del instituto.

La Medicina es una carrera que se tiende a relacionar con “vocación” de manera casi natural en esta sociedad… pero, ¿acaso en otras profesiones no se necesita vocación?. Un artista va a tener que lidiar con que la gente de su entorno tilde su sueño de algo “inútil”, tendrá que esforzarse cada día por nadar a contracorriente para encontrar el puesto que merece; un científico verá como se ve obligado a trabajar de lo que sea porque por desgracia en este país no se considera algo de primera necesidad (al parecer…). Y podría continuar citando más ejemplos.

Por mi parte, no me planteé ser médico hasta que comencé 1ºBachillerato. Durante mi vida han pasado múltiples profesiones por mi cabeza y, casualmente, acabé convirtiéndome en algo que nunca pensé. Los años de carrera se me hicieron cuesta arriba porque no me “llenaba” el temario que se me daba… No me fascina estudiar Medicina, lo siento. ¿Seré por eso peor médico? Quizás me supondrá mayor dificultad, pero no por ello seré peor. Y eso mismo se aplica a cualquier profesión.

Quizás no estudiaré Medicina por vocación… pero al menos la estudiaré por ser alguien digno de la confianza que me deposite un paciente, porque nadie deberá pagar mi ignorancia con su salud, estudiaré no porque me guste lo que estudio, sino para ser capaz de ayudar al que se me ponga delante… Será difícil, soy consciente, pero hace tiempo que elegí esto (no me preguntéis por qué…) y, al menos, tengo la suerte de tener un trabajo que se valora y se paga; y, ¿por qué no decirlo?, es realmente gratificante cuando lo haces bien. Éstas son mis dificultades, cada uno tiene las suyas. A veces siento que todo esto me va grande, que no soy capaz de seguir el ritmo, que esto no es para mí… pero acabo siendo coherente con la elección que hizo mi yo pasado y sigo adelante.

Para mí la vocación no es una exigencia, es una suerte.

Y me voy citando a un grande: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” (Tranquilo, Spidey. A veces yo también tiraría mi traje a la basura.)